viernes, 17 de febrero de 2017

Cantos de sirenas, peligro de aullidos de lobos





 . Orlando Guevara Núñez

Ecuador está, geográficamente, en la mitad del mundo. Y políticamente, este 19 de febrero, será el centro de atención política de gran parte del mundo. Serán las elecciones presidenciales, en las cuales los ecuatorianos decidirán en las urnas la continuidad de la Revolución Ciudadana, iniciada hace una década por el actual mandatario, Rafael Correa, o el regreso al neoliberalismo que pondría fin a un período de avances y a un futuro promisorio.
En Ecuador, han dicho muchos analistas, se decidirá este domingo no solo el destino de un país, sino el de América Latina, por lo menos durante un período inmediato. Las fuerzas reaccionarias luchan por sumar a ese país al concierto encabezado por Argentina y Brasil, con gobiernos que han revertido en pocos meses los avances alcanzados y cada día muestran la descarnada realidad del neoliberalismo en contra de los pueblos.
Un retroceso en Ecuador, sería un retroceso en la integración latinoamericana, en momentos en que el nuevo presidente de los Estados Unidos, con su desequilibrada  política, amenaza con medidas que en mucho afectarían a los pueblos de la región en el orden económico y más allá.
Como en estos países, en Ecuador se escuchan seductores cantos de  sirenas. Para los enemigos de la Revolución Ciudadana, las grandes inversiones en carreteras, obras hidráulicas y otras muchas de beneficio social, son gastos innecesarios. Y se escuchan promesas cuyos fin único es ganar votos que conduzcan al poder para, desde ahí, lanzarse contra las conquistas del pueblo y transformar los cantos de sirenas en feroces aullidos de lobos.
La prensa reaccionaria ha ocupado su lugar en calumniar al actual gobierno y tratar de restarle autoridad ante los electores.
Faltan pocas horas para el desenlace. Al pueblo ecuatoriano le corresponde decidir, en unas elecciones cuya importancia trasciende sus fronteras para insertarse en el interés de nuestra América, de cuya integración y unidad dependen su bienestar, progreso, independencia y seguridad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada